lunes, marzo 08, 2010

UNA PARTIDA DEL SIRE.

Una curiosidad histórica, Napoléon jugando al ajedrez. En la noche que cometió el tercer error más importante de su gobierno. El primero invadir España, el segundo invadir Rusia y el tercero fusilar al duque de Enghien

2 Comments:

Blogger Il Venturetto said...

"Quién perdona fácilmente, invita al delincuente"
Gran verdad.

Quizás lo que más me sorprende de Napoleón es su capacidad para, la mayoría de las veces, aislar los problemas y afrontarlos con serenidad y por independiente.
Errar es posible. Desquiciarse, no.

Un abrazo D. Blas.

9:32 a. m.  
Blogger D. Blas de Lezo said...

Él decía que podría perder una batalla, pero no perdería nunca un minuto. No se desquiciaba, no.

Gracias por tu visita.

10:48 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home