miércoles, agosto 05, 2009

MARCELO. LA ESPADA

Hay personas que son un ejército de un solo hombre. La Roma republicana dio ejemplos ilustres de este tipo de hombres. El verano es una buena época para releer autores favoritos, que como las corbatas, cada uno los elige a su mejor modo. Yo aprovecho para volver a Plutarco, y siempre produce una nueva lectura de sus personajes tratados en “Las Vidas”.

Marcelo, Marco Claudio Marcelo, fue el último jefe de guerra romano que mató a un rey enemigo en combate, Britomarto el galo. A Marcelo, como dice Homero le deparó desde la juventud y hasta la vejez andar a vueltas con las dolorosas guerras. Fue con Fabio Máximo, que dio origen a la guerra fabiana por su estrategia de combate, el que contuvo al mejor general de su tiempo, Aníbal. Fabio era el escudo y Marcelo la espada, uno le mantenía la distancia y hostigaba desde lejos, otro le atacaba en abierto combate constantemente. Se piensa que el enemigo de Aníbal fue Esci
pión, pero era Marcelo el que nunca descansó buscando la guerra al púnico. Marcelo murió en una emboscada del astuto Aníbal, el cual rindió homenaje y veneración a sus restos. Después de un encuentro donde Marcelo fue rechazado, al día siguiente volvió a atacar. Aníbal dijo estas aladas palabras:
“¡Por Heracles!. ¿Cómo tratar a este hombre que no sabe llevar ni la peor fortuna ni la mejor?. Porque éste es el único que ni da un descanso cuando vence ni se lo toma cuando es vencido, si no que siempre, al parecer, vamos a estar en batalla con él, que tiene por pretexto para la osadía el coraje cuando tiene éxito y la vergüenza cuando fracasa”.

Marcelo murió en combate luchando por su patria. Al igual que al Pelida Aquiles la inactividad le era insoportable: sino que su corazón se consumía allí esperando, y ansiaba el grito de guerra y la batalla.

A los manes de Marco Claudio Marcelo.

3 Comments:

Blogger Il Venturetto said...

Nunca he leído nada, pero me da que Plutarco es una lectura exigente, aunque si me pilla de buenas (de muy buenas tendría que pillarme) igual me animo.

Buen verano, don Blas.

10:22 a. m.  
Blogger D. Blas de Lezo said...

Gracias por tu visita "mi amico".

Yo soy de ciencias y Plutarco, aunque difícil, frases largas y participios excesivos, es imprecimcible. Shakespeare es mitad Plutraco y Napoleón 3/4.

Te gustará, que eres hombre de elevado espíritu.

Saludos cordiales.

9:33 p. m.  
Blogger Il Venturetto said...

Bueno, yo también soy de ciencias, aunque más bien debería decir que no soy de letras, porque tampoco en las ciencias deslumbro precisamente.

Muchas gracias por lo de "elevado espíritu". Se lo contaré a mi psicólogo, a ver si comparte tu opinión. :D

Y, por cierto, me has convencido. En cuanto me acerque a comprar libros buscaré algo de Plutarco (he de reconocer que ya busqué ayer en la página web de la casa del libro). Ya te informaré de mis progresos.

Un saludo!

4:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home