sábado, abril 30, 2011

ANÍBAL, EL PÚNICO (I)

“¿Es una sugerencia o una orden?”, le preguntó Aníbal al griego de Tarento que había abierto las puertas de su ciudad a Cartago, para librarse del yugo romano, atravesándole con su terrible único ojo sano. Antes, éste le había dicho “Aníbal tienes que hacer….”. El griego vio que la guardia del general púnico se apartaba con respeto y miedo, sabían que su general no estaba contento con la interpelación del griego. Lo probable es que Aníbal lo matara de un tajo. El griego había exigido a Aníbal condiciones. Después de ver al general púnico, con su único ojo mirarle como a un muerto, el griego respondió, con queda y humilde voz: “una petición, general”.

Aníbal, ya lo he comentado varias veces, se catalogó a sí mismo como el tercer general de la Historia, después de Alejandro y Pirro, y que si hubiera ganado en Zama, sería el primero. Realmente fue el primero, su genio estuvo por delante de su época más de 2.000 años, hasta Napoleón no se vio nada igual. Desglosar aquí el genio de Aníbal no me es posible, me excede ampliamente, hay libros, webs, blogs,….donde se puede atisbar el genio del púnico.

Aníbal no tuvo el total apoyo de Cartago, si hubiera tenido buena caballería, Zama habría sido púnica. Después de Zama fue a Siria, expulsado de su patria, como asesor de Antíoco. El griego no le hizo caso (los elefantes…..) y perdió contra Roma en Magnesia. Magnífica batalla de Roma. Luego, como un emigrado fue a Armenia y Bitinia, donde ganó una batalla naval con exiguas tropas. Lanzó serpientes en vasijas contra las naves de Pérgamo. La inferior flota de Bitinia se salvó, porque Aníbal el púnico estaba al mando. Bitinia le quiso entregar vivo a Roma, pero el viejo general se suicidó. No le cogerían vivo, al que con su solo nombre había hecho temblar a Roma durante más de 30 años. Les había derrotado en todas las batallas, incluso en Cannae en una proporción de 2,5 a 1. Aníbal fue el mejor general e la antigüedad. No pudo morir en combate, pero no le cogieron vivo. Si Aníbal hubiera sido romano, Roma habría conquistado el sistema solar en al año 200 a.C.

Cuando Napoleón se sintió morir, dijo que se juntaría con Aníbal en los Campos Elíseos, para abrazarlo y hablar de sus batallas. Aunque el corso decía, sonriendo tristemente, que al verlos juntos les harían separarse. Sí se han juntado, serán amigos, hablarán poco, y enseñarán a las sombras de Wellington y Escipión el Arte de la Guerra. Tienen tiempo.

2 Comments:

Blogger Il Venturetto said...

Qué delicia (y qué honor) disfrutar leyéndote.

Un abrazo

10:29 a. m.  
Blogger D. Blas de Lezo said...

Qué amable y buen "conmilite" eres, amigo Venturetto.

Muchas gracias y seguiremos con Aníbal, que es una figura extraordinaria.

Un abrazo.

10:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home