viernes, julio 08, 2011

TACAÑO CON LA GLORIA

Napoleón siempre fue desprendido en las recompensas de su familia y de sus colaboradores civiles y militares, sobre todo de los militares. Consentía el enriquecimiento espurio de gente que le era útil, dejaba hacer si no pasaban ciertos límites. Para los asuntos de estado y en su vida personal era muy austero, a Josefina la tuvo que cortar los gastos varias veces y arreglar sus deudas. Él cuenta que cuando un sombrerero le dijo el precio de los gastos de la emperatriz, le tuvo que poner su “peor mirada” para que le hiciera un precio justo.

Pero en lo que el Sire era avaricioso y tacaño era con la gloria. Eso no lo compartía con nadie y era celosísimo de su guarda.

Cuando se declaró la guerra con Prusia, el ejército francés avanzó contra los germanos. Como buen lector de Historia y excelso general sabía que había que llevar la guerra al terreno enemigo, avanzar primero (como en Austerlitz). Napoleón dividió su ejército en dos, siempre siendo capaz de agruparlo velozmente, para que el mariscal Davoult llevara a los prusianos a Jena, y con el grueso del ejército batirles.

Napoleón en Jena derrotó a los prusianos, y pensaba que había vencido al grueso del ejército. Posteriormente supo que Davoult en la cercana Auerstädt, había batido al principal contingente de los prusianos. 26.000 franceses contra 70.000 prusianos. Davoult siguió los conceptos del gran Corso, concentración de fuerza y ataque total en los huecos creados, pero el talento y desempeño del mariscal Davoult en esta batalla fue un muy alto hecho. Napoleón no publicitó esta victoria en exceso y siempre la asoció a Jena, la propaganda imperial lo llamó la batalla de Jena- Auerstädt. El Sire era tacaño con la gloria.

En esta(s) batalla(s) el ejército de Federico el Grande, una referencia en esos tiempos, fue derrotado totalmente, y los hombres del sur volvieron a llegar al Elba.

2 Comments:

Blogger Il Venturetto said...

Me ha recordado tu entrada a aquello que decía el Sire sobre las recompensas y los castigos.
Espero que lo matices correctamente, aunque en mi memoria era algo así como "castiga siempre a los que se lo merezcan, aunque sean amigos, y recompensa igualmente con generosidad, aunque no lo sean".

Un abrazo D. Blas.

9:15 a. m.  
Blogger D. Blas de Lezo said...

Gracias por tu visita.

Abrazo.

10:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home